En la Cámara Municipal de São Paulo -órgano que equivaldría a un Concejo Deliberante, de ámbito municipal– un concejal ha presentado un proyecto de ley que, entre varias medidas, avala la internación psiquiátrica de mujeres que “tengan tendencia” a la práctica del aborto clandestino.

Nadie pensó que se atrevería a tanto. El día 28 de mayo de este año, el concejal por el DEM Fernando Holiday entró con un proyecto de ley que “crea medidas de apoyo a la mujer gestante y a la preservación de la vida en la red municipal de salud”.

Así dicho, hasta podría pasar inadvertido. Sin embargo, el PL -así es la sigla brasilera para los proyectos de ley – n° 01-00352/2019[1] está repleto de letras chicas.

El proyecto de ley, PL

La propuesta de Holiday se funda en el supuesto de que la vida humana existe a partir del momento de la concepción, premisa ampliamente difundido por Holiday y sus colegas de militancia en las redes sociales, y despliega varias medidas a partir de él.

Ya en el párrafo segundo del PL, se explicita que el aborto solamente podrá ser realizado mediante aprobación judicial, pudiendo ser un juzgado de primera instancia o la Procuraduría General de la ciudad de São Paulo.

La gestante, después de ser médicamente atendida y mientras aguarda la aprobación judicial para el procedimiento, será sometida, por quince días, a diversas prácticas que le harían envidia a cualquier obra distópica. Según el texto del PL: “atención psicológica con intención de disuadir sobre la práctica del aborto, atención psicosocial que le explique sobre la posibilidad de adopción en detención del aborto”; además, se le sometería a la gestante a análisis de imagen y sonido para que vea la existencia de “órganos y funciones vitales” del feto. También se incluye una demostración de qué le pasa a un feto abortado a través de diferentes métodos como la succión o la destrucción del mismo.

Aún en caso de violación, la gestante pasaría por los mismos procedimientos siempre visando a la adopción del bebé o al “ejercicio del poder familiar por ella propia”.

La intención del proyecto de ley es hacer que la madre priorice siempre a la gestación en detrimento de su propia salud psicológica, física o de cualesquiera problemas socio-económicos que esté pasando en el momento. La idea es no interrumpir el embarazo, lo demás, es irrelevante.

Religión y políticas de salud

Olvidándose del Estado Democrático de Derecho brasilero, explicitado en su Constitución[2], en donde es “inviolable la libertad de (…) creencia”, esta ley también contempla, o mejor, obliga, la atención religiosa por lo que, en términos de la legislación de ese país, sería claramente inconstitucional.

La gestante, en los ámbitos de esta ley, deberá ser sometida a atención religiosa, de acuerdo a la creencia profesada por ella o por su familia, de forma obligatoria. De no profesar ninguna religión específica se le brindará atención religiosa ecuménica y, de ser atea o agnóstica, la atención será brindada por “persona capacitada, sin vínculo con religión específica”.

Después de pasar por largos quince días por semejantes actitudes vejatorias, aún la mujer se encuentra con la obligación de someterse a adoctrinamiento como en las mejores épocas de la Brasil Colonia. Las misiones jesuíticas no quedaron circunscritas a los libros de Historia.

Internación psiquiátrica

En el caso de que se encuentre en la gestante una “propensión al aborto ilegal”, el municipio entrará con acciones legales en contra de la misma con el intuito de impedir el aborto incluyendo la internación psiquiátrica.

Fernando Holiday

Con solamente 22 años, Fernando Holiday fue elegido el “vereador” – concejal – más joven de la ciudad de São Paulo.

Oriundo de un municipio de la Región Metropolitana de São Paulo, Carapicuíba, según el perfil de Facebook de Holiday[3], el mismo tuvo una niñez pobre y fue educado por su madre, estudiando siempre en escuelas públicas. Suburbano, negro y homosexual, Holiday tendría de todo para ser la voz a favor de sectores aplazados de la sociedad que claman por democracia y reconocimiento de sus derechos. Sin embargo, nada más alejado de la realidad.

Considerado por sus partidarios como “la cara nueva” de la “nueva derecha” brasilera, Holiday llegó a la candidatura contando con el apoyo económico y político de los sectores más conservadores de la sociedad. Partícipe del proceso de impeachment de la presidenta Dilma Roussef fue, incluso, una de las caras más visibles en el golpe.

Holiday, entre otras perlas, afirma que medidas de reparación histórica como las cuotas raciales – medida implementada en las presidencias Lula y Dilma y que tenía el enfoque en el ingreso, permanencia y graduación universitaria de los sectores más desfavorecidos de la sociedad que, en Brasil, están compuestos, en su mayoría, por población negra y de barrios precarios – son “estimuladoras de la segregación racial y del victimismo”[4].

MBL

Dado el éxito del financiamiento privado en las campañas estadounidenses, la misma estrategia fue implementada en Brasil en las campañas electorales del 2018. Los hermanos Koch, séptimo lugar en la lista de los más millonarios del mundo, fueron grandes inversores en la creación y en el desarrollo del MBL, el movimiento que debería llamarse Brasil Liberal, en vez de Brasil Libre.

Creado en 2015 y conformado por jóvenes influencers, youtubers y con gran llegada al público juvenil, el MBL, Movimiento Brasil Libre se caracteriza, en su carta fundacional[5] por su marcado corte liberal en cuanto a lo económico.

Abogando a favor de la liberalización del mercado, la carta pasa de la privatización de la salud, la educación y la previdencia social hasta la prohibición de abordar cuestiones políticas en la escuela por parte de los profesores a través de una iniciativa llamada “Escuela Sin Partido”.

Notoriamente, la creación del MBL podría concebirse como un intento de sectores híper conservadores de la sociedad brasilera – de los cuales se podría incluir el actual presidente Jair Bolsonaro, apoyador explícito del MBL – de acercarse a un público joven bajo la doble vía “liberal en lo económico y conservador en cuanto a las costumbres”.

DEM

Al no ser considerado un partido, el MBL no podría ser la base de elección de Holiday para la Cámara de Vereadores, el “concejo deliberante” de la ciudad de São Paulo, por lo que el candidato no tuvo otra opción que buscar afiliación partidaria por otro lado.

La encontró junto al DEM[6], el partido llamado “Demócratas”, que fue el principal opositor a los presidentes Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff y uno de los principales impulsores del proceso de impeachment de Dilma, junto a FIESP – Federação das Indústrias do Estado de São Paulo, por su sigla en portugués – órgano que actúa como una suerte de híbrido entre la UIA y la Federación Rural argentina.

El DEM, partido que basa su filosofía política en el conservadurismo-liberal, lidera el ranking de políticos involucrados en crímenes de corrupción en el país.

El peligro

La oleada “liberal en lo económico pero conservador en las costumbres” que enfrenta Latinoamérica está en pleno triunfo.

Con la asunción del presidente Jair Bolsonaro, Brasil ve, día a día, un retroceso en cuanto a los derechos humanos, en general, y en el de las mujeres, en particular.

A más de un año del asesinato sin resolver de la concejala Marielle Franco – en una clara acción de persecución a una mujer homosexual, negra y periférica – y de un retorno de valores conservadores, el país se enfrenta a una nueva coyuntura social.

Por un lado, la política BBB – así llamada la bancada Bíblia, buey y bala presente en el Congreso y en el Senado brasileros, en una mención a la Bíblia por la bancada evangélica, buey por sus vínculos con los sectores agroexportadores y bala por ser a favor del armamento de la población civil – y, por otro, un fuerte aparato mediático que incita a la demonización del movimiento feminista brasilero.

A cargo del Ministerio de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos, la abogada y pastora evangélica Dâmaris Alves se posicionó infinitas veces en contra de los movimientos feministas brasileros. Con discursos como “es hora de que la iglesia gobierne” y “niños visten azul y niñas visten rosa”, en un país de proporciones continentales y con más de 42.000.000 de evangélicos (sin contar demás religiones) según el censo de 2010, estos discursos misóginos se vuelven rápidamente como caldo de cultivo para políticas de salud perversas como la propuesta por Holiday.

El actual presidente, Jair Bolsonaro, y el anterior, Michel Temer, se detuvieron a crear, basados en las figuras de las primeras damas, un estereotipo de mujer sumisa y sin más preponderancia en la vida social que el mantenimiento del hogar. Según la revista Veja, perteneciente al grupo monopólico Globo de comunicaciones, la primera dama, Marcela Temer era “bella, sumisa y del hogar”.

De ser aprobada el PL de Holiday en nada menos que en una de las ciudades más importantes del país, podríamos llegar a ver que la oleada conservadora encuentre vía libre para multiplicarse y crecer remontándonos a aquella hermosa escena de la película Olga, del director Jayme Monjardim, en dónde los miembros de la columna Prestes, escondidos, temen por sus vidas al ser buscados por la policía, mientras en las calles las personas, felices, bailan el Carnaval.

  1. http://documentacao.saopaulo.sp.leg.br/iah/fulltext/projeto/PL0352-2019.pdf
  2. http://www.planalto.gov.br/ccivil_03/constituicao/constituicaocompilado.htm
  3. https://www.facebook.com/pg/fernandoholiday.mbl/about/?ref=page_internal
  4. Ídem.
  5. http://mbl.org.br/wordpress/wp-content/uploads/2017/05/propostas-mbl.pdf
  6. https://www.dem.org.br/o-democratas/
Please follow and like us:
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *